Blog

Sin provisiones es mejor…

Anécdotas viajeras

El viajecito a Amboy, como siempre, nos agarró desprevenidos en víveres. Así que apenas llegamos al pueblo, en el ingreso nos encontramos con una casa grande, con carteles con inscripciones de cosas ricas y además con un estilo que nos llamó la atención.

Al llegar y entrar ya los carteles, los detalles, todo nos hizo pensar que estábamos en el lugar correcto. El “Mercado de la tierra” es un espacio de intercambio en el que cada productor regional ofrece y comercializa su trabajo. Esto da la oportunidad de encontrar de todo, variedad en harinas, productos para celíacos, pastas caseras, dulces, escabeches, artesanías, panes, dulces y mucho mucho más. 

Si hubiéramos llevado provisiones no hubiéramos probado los pancitos saborizados ni los mejores ojos de buey que probé en mi vida. No nos hubiéramos traído lo yuyitos del monte para infusiones ni los hongos de pino de coco que comeremos con una riquísima pasta esta semana.

Y allí mismo entre charla y charla, escuchamos que las empanadas del pueblo, las mejores, las hacía Rosa. Así que promediando las 16.00 hs., luego de haber grabado bastante ya, buscamos a Rosa. Llegamos a “Los 8 hermanos”, el único bar-comedor de Amboy. Y sí, efectivamente además de entrevistar a Rosa con su historia y su vida, nos comimos las mejores empanadas fritas dulces que en nuestra vida habíamos probado. La foto lo demuestra, grandes, cargadas de relleno y el sabor, mejor, se lo imaginan!

Las mejores empanadas más ricas del Valle

Comer empanadas en un banquito del balneario, ahí con bastante frío pero con el corazón super contento de todo lo que el camino nos va regalando, en imágenes, en historias y en experiencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *